Tarantino y Robert Rodriguez. Sesión GrindHouse

No recuerdo cuanto hace, ni qué película fue la que me llevó a sentarme en una butaca, y mientras esperaba que saliese el video de Movierecord, entre dos trailers viera uno que me llamó increíblemente la atención. Se trataba de una película cutre, muy cutre, parecía gore y sin sentido, zombis, una “embrujada” con una metralleta en la pierna, un coche asesino.. no entendía nada, pero me dejó expectante.. Al final del trailer vi dos nombres, Quentin Tarantino y Robert Rodriguez. Desde ése momento pasó a ser una de las películas mas esperadas por mi.

En aquél trailer, la anunciaron como una sola película ya que rememoraba las míticas sesiones GrindHouse, donde “frikis”, asistían a salas de cine donde se proyectaban sesiones que solían contener películas de clase Z y gore, y donde la calidad de las mismas era pésima. A esto se le suma que se proyectaban por allá en los años 70, se puede sacar la conclusión de la calidad final de los filmes.
En principio prometía mucho éste tributo de Tarantino y Robert, hacia éste genero, y finalmente, viendo el film recientemente, puedo asegurar, que no defrauda en absoluto.

Tal vez, el único fallo que se le puede reprochar es que, al final, en suelo español, nos ha llegado en dos películas separadas. Así pues pudimos disfrutar en las salas de cines de toda España a principios de Agosto Planet Terror de Robert Rodriguez, y a finales del mismo mes Death Proof de Quentin Tarantino. Incluso aquí para promocionarlas, hicieron como una pequeña pelea en defender cada uno su película, cuando tendría que haberse tratado tan solo de una. Cosas del marketing….

Ya profundizando en las películas en sí, Planet Terror, es la típica película de zombis a lo gore, que nos recuerda bastante a películas como el amanecer de los muertos, en la que interviene como actriz principal en una muy buena actuación Rose McGowan, (serie Embrujadas), además de participar también en Death Proof, y en el papel de actor principal Freddy Rodriguez cumpliendo el papel de machito que empieza como el malote y acaba siendo el héroe. La película tiene secuencias muy buenas tanto argumentales como de estética, en un momento dado la proyección simula que se quema un trozo del filme y aparece de repente otra secuencia totalmente distinta. Toques para aumentar ése espíritu Grindhouse que se ve a lo largo de los dos metrajes.
Al finalizar ésta película se ven una serie de falsos trailers, en un claro homenaje a películas de serie B. Los cuales están dirigidos por el propio Robert Rodriguez, Eli Roth, Edgar Writh y Rob Zombie.

En lo que se refiere a la película de Death Proof, estamos ante una película 100% Tarantino, en la que nos podríamos imaginar qué sería del mismo en los años 70. La película trata de un asesino, Stuntman Mike (Kurt Russell), que dará rienda suelta a sus asesinatos con su coche en su obsesión maniaco persecutoria a muchachitas.
Y como no, como colofón final, en ambas películas intervienen como personajes secundarios actores de la talla de Bruce Willis, Nicolas Cage, Danny Trejo, el propio Quentin Tarantino, etc..

En definitiva, dos películas recomendadísimas para pasar una tarde divertida, y ver esos pequeños toques de genialidades que ponen tanto Robert Rodriguez como Quentin Tarantino.

Deja un comentario