El móvil del asesinato

Aunque parezca increíble, hoy ha llegado a mis oídos una noticia difícil de creer por el suceso de la misma, pero auténtica.

Pongo en situación:
Ankara, Turquía.
Ramazan Çalçoban, de 24 años, se disponía a escribirle un sms a Emine Pulas, (su ex mujer), en contestación a una disputa previa, en la que quería reprocharle a ella que siempre cambiaba de tema cuando se quedaba sin argumentos.
Pero, el teclado del móvil de Ramazan no dispone del carácter para la “I” turca, ( un carácter similar a la “i” latina sin punto), con lo cual, en su mensaje en vez de escribir “S(i)k(i)s(i)nca”, que significa “cuando te quedas sin argumentos”, escribió la palabra “sikisince”, que viene a significar “cuando te follan”. […]

Emine, se tomó el mensaje como un insulto y se lo mostró a su padre, Hamdi Pulas, el cual se enfureció y llamó a su ex yerno para recriminarle su insulto y mancillaje de honor hacia la familia y de tratar como una prostituta a su hija.
Así pues, cuando el “amigo” Ramazan fue a casa de la familia Pulas para dar explicaciones ante ella y su suegro, todos los componentes de la familia que en esos momentos se encontraban en la casa, se le echaron encima y le hirieron con un cuchillo.

Tras éstos sucesos, el ex marido herido, como venganza decidió tomarse una revancha y acuchilló a Emine, hasta matarla.
El final de éstos sucesos fue la encarcelación de Ramazan y tras tantos acontecimientos, el joven decidió suicidarse en la prisión, consciente de todo lo que había ocurrido.

Dejando a un lado las cuchilladas de familiares desquiciados, asesinatos y suicidios, aunque parezca increíble, el detonante de tal acontecimiento, no es otro que un simple móvil. Así pues se le añade una carga más a esta arma demoníaca, la cual, cuenta con otras grandes facetas como ser detonante, producir cáncer, ser localizable, etc.

Moraleja: No compréis móviles, y si los compráis por lo menos aseguraros de que cuenten con un teclado con vuestros caracteres de alfabetización.

Deja un comentario