A un punto del Oro.

Lo que se ganó en ilusión durante dos años, se perdió en los 10 últimos minutos de la final del Eurobasket.

Previo al campeonato y a lo largo del transcurso del mismo, fuimos campeones, se sabía, se intuía, se palpaba en el ambiente, que tras ser los campeones del mundo, el Eurobasket no iba a ser menos, ya lo teníamos ganado incluso antes de disputarlo. Estábamos imparables, dos años señores! DOS años!, sin perder un partido, y dejando en todas las canchas una superioridad aplastante delante de grandes selecciones como Grecia, Alemania, Francia, etc.. éramos imparables.. Incluso, una vez ya empezado “el europeo”, cuando llegó la primera derrota, nadie pensaba en que quizás, no seríamos tan intocables, es más, nos alegrábamos, ya que ésta victoria amedentraría a los nuestros para no volver a caer en relajaciones y así seguro ganaríamos si o si…

Y llegó Grecia en semifinales, y nos asustamos, y sufrimos, pero sobretodo, disfrutamos al ganar por un punto, ya que victorias así hacen grande, y se disfruta mucho más un campeonato.

Pero entonces, llegó la “rara” final contra Rusia, muchos fallos, demasiado nerviosismo y desacierto nos hicieron caer en “nuestra” gran final, en la que tendríamos que consolidarnos como lo que somos, los mejores.

Y el resultado final, fue el más doloroso, perder de un punto, que la pelota lanzada en el último segundo entre en el aro y salga rebotada sin sumar puntos y.. lágrimas y decepción unidas.

Siempre nos quedará que, conseguimos la medalla de plata que no es poco.
Y que quizás, ésto nos servirá para ganar la próxima cita.

Deja un comentario